Otro año más funciona el Platino-Oro… y va para largo

 photo pl-gld_zps45d02e2c.png

Pulsar en la imagen para ampliar.

De muchos es conocido el buen comportamiento que el spread Platino – Oro presenta desde diciembre a enero, en el cambio de año. Es un estacional muy socorrido.

Este año incorporamos una circunstancia más que es la de la formación de un fuerte suelo situado en -200 dólares la onza.

La gráfica está elaborada utilizando los ETF PPLT y GLD para sustituir los fuertes futuros de NYMEX de platino (PL 50 onzas) y oro (GC 100 onzas)

Estos ETF son bastante fieles, no son apalancados, y proporcionan aproximadamente 1/10 de la réplica del precio de dichos futuros, esto es, cada 10 acciones representan 1 onza de cada uno de los metales.

Por lo tanto el equivalente al spread con futuros sería 2PL-1GC = 1000 PPLT – 1000 GLD

Usar estos ETFs nos permiten partir de posiciones muy modestas en cuanto a requerimientos y posibles pérdidas, y aumentar o reducir posiciones fácilmente si lo necesitamos sin tener que aguantar múltiplos tan grandes.

Respecto a la gráfica, qué decir. El spread ha llegado a estar en tiempos históricos por encima de los $1000 la onza ni más ni menos. En abril de 2011, inicio de la gráfica presentada, estaba aun por los $500 la onza ($50 en nuestro equivalente con ETFs, recordemos que cada accion es 1/10 de onza) para luego caer en picado a los minimos ya mencionados.

Desde ahí y coincidiendo con el estacional de finales de año, parece haber dibujado un doble suelo que como mínimo promete un poco más de recorrido alcista, prorrogando un tiempo más la fiesta iniciada con el spread estacional.

Anuncios
Publicado en Metales | 2 comentarios

Manifestación de cisnes negros.

Como ya sabréis, dado que es un término muy de moda últimamente, un cisne negro en términos económicos es un fenómeno considerado altamente improbable pero que termina sucediendo para gran sorpresa de los observadores del mismo.

El término proviene de una expresión de Juvenal que hablaba de un ave muy rara parecida a un cisne negro. Antes de las grandes exploraciones marítimas de los siglos XVI-XVII los occidentales daban por sentado que todos los cisnes eran blancos, pues tal era el color de dicha especie por estos lares.

Cuando unos exploradores holandeses descubrieron en una expedición por Australia una especie de cisne cuyo plumaje era negro, el término pasó a tener el significado actual.

En términos económicos estamos viviendo una época de cisnes negros, concretamente se comenta que por los parqués de todo el mundo se ven todos los días manifestaciones de ellos.

Creencias muy arraigadas más o menos basadas en hechos empíricos se han desmoronado como un puñado de arena seca dejado a la suerte de una ola.

Como resultado nos encontramos hoy en día con unos mercados completamente anómalos, que no responden prácticamente a ninguna de las leyes que han venido funcionando los últimos 130 años.

Veamos algunas muestras de la manifestación de estos cisnes, que nos deben ayudar para ahondar en el conocimiento de los mercados tal y como están hoy en dia.

–          Abandono de principios antes considerados sacrosantos, como que la volatilidad es igual al riesgo. Esto ha supuesto la voladura de métodos como VAR o la Modern Portfolio Theory. Supongo que la vida se ve desde otra perspectiva según estés a pie de parquet o mirando el jardín del campus universitario desde tu poltrona de profesor.

 

–          Intervención del mercado del dinero: es triste que los tipos de interés ya no queden fijados por el mercado sino por un banco central o por un grupo de bancos privados. Hemos tenido hasta casos de condenas de dichos bancos por manipular los índices Libor y ahora se investiga lo mismo en Euribor.

 

–          Exaltación del riesgo moral: en un sistema capitalista lo normal es que si lo haces bien ganes y si lo haces mal pierdas. Hoy en día no pasa eso. Si lo haces bien ganas mucho dinero y si lo haces mal… pues te rescatan. Esto sienta un peligrosísimo precedente, cuando no supone directamente la mayor estafa de la historia de la Humanidad.

 

–          Anulación del margen de intermediación tradicional de los bancos: ahora mismo a las entidades financieras les sale mejor comprar deuda soberana (susceptible de rescate si algo va mal, ver punto anterior) al 5% que prestar dinero al Euribor (intervenido y manipulado ver dos puntos más arriba) +2% con el riesgo añadido de que ese dinero prestado puede que no nos lo devuelvan. Si usted fuera banquero,¿ a qué dedicaría su pasivo?

De esta reflexión sacamos la conclusión de que algunos cisnes negros han aparecido de forma natural, y otros han sido fabricados artificialmente en laboratorios dignos del mismísimo Dr. Maligno.

 

En todo caso téngalos usted muy en cuenta a la hora de operar en bolsa. Nunca se sabe cuando aparecerá el siguiente pajarraco dispuesto a picotear su cuenta y dejarla tiritando.

Publicado en El mundo al revés | Deja un comentario

Divertido arbitraje especulativo con… ¿jarabe de arce?

Para los que sigan más la cultura yankee, ya sabrán bien lo que es y lo que ha significado históricamente en los USA el jarabe de arce.

Una bonita y extensa explicación, así como de los tipos de jarabe, se puede encontrar aquí.

Ahora bien, si leéis atentamente podréis sacar una curiosa conclusión: el jarabe de Grado A, más ligero y fácil de manufacturar es en el mercado más caro que el de Grado B, más oscuro, con más sabor y 3 veces más difícil de manufacturar.

¿No es una clara ineficiencia de mercado? ¿Qué podemos hacer cuando existe una ineficiencia de mercado, en vías de desaparición?

Por supuesto que este post lo pongo a modo de divertida curiosidad, ya que aquí no tenemos un mercado de jarabe de arce como en los USA, pero seguro que si viviéramos ahí podríamos hacer algo al respecto y ganar un dinerillo…

Publicado en Arbitraje | 8 comentarios

Los siete pecados capitales y la bolsa

Siguiendo un post del místico apañero APoL0 del foro PrisonFreak, he hecho una lista de cómo los 7 pecados capitales pueden afectarnos como operadores de bolsa.

Al final la lista se queda en 5, ya os imaginaréis por qué.

Soberbia
El operador de bolsa soberbio piensa que, siendo una persona inteligente y con estudios, forzosamente se le va a dar bien este mundillo. Pronto los despiadados mercados le ponen en su sitio: o se retracta y regresa a la humildad, o si llega tarde al arrepentimiento se encontrará más bien con su cartera completamente vacía.

Avaricia
Nada más apropiado para lo que nos ocupa. Por avaricia el operador quiere ganar más de lo que le corresponde, toma riesgos excesivos y se embarca en operaciones con una casi nula esperanza de cumplimiento. Lo que no saben es que en la bolsa las operaciones más rentables son las que dan poco dinero, pero con mayor porcentaje de cumplimiento, por ejemplo, las estrategias que implican ventas de opciones.

Ira
Otro pecado fatal. El operador de bolsa que pierde siente ira hacia los mercados y hacia sí mismo. Esto no tiene ningún sentido, ya que los mercados no tienen ninguna culpa de que tú falles.

Por otro lado todo operador tiene que asumir que no se puede ganar siempre. De hecho lo normal es que haya operaciones perdedoras. Eso es lo normal cuando se juega con un sistema de cumplimiento estadístico. Por lo tanto sentir ira no hace más que ofuscarnos y nos impide seguir operando razonada y metódicamente.

Envidia
No es un defecto propiamente del operador. El hecho de que sientas envidia de otros no te hace mejor o peor operador, salvo que ésta te ciegue tantísimo que te empuje a “emular” al envidiado con nefastos resultados.

Pereza
El trabajo de operador requiere de arduas horas de trabajo y análisis. La pereza no puede estar en la agenda, porque un método de cumplimiento estadístico hay que cumplirlo a rajatabla todos los días, de no hacerlo podemos comernos todas las pérdidas y estar descansando los días que podríamos estar ganando dinero.

La lujuria y la gula no entrarían por tanto entre los pecados del operador. De ahí que nos queden 5 al final.

 

Publicado en Psicología | 4 comentarios

II.3.4.5. Café.

El café es una planta tropical-subtropical que sirve para producir la bebida no alcohólica más consumida del mundo desde por lo menos el año 1600.

La mayor producción hasta mediados del siglo XX provenía del Sur y Centro de América, aunque a partir de esa fecha varios países africanos pasaron a ser productores importantes.

El consumo, como no, está concentrado en Norteamérica y Europa. El mayor productor del mundo es Brasil, y aunque dicha producción no cumple las condiciones de “deliverable” asignadas en la especificación del contrato de futuros de NYBOT, es cierto que lo que pase allí siempre influye en los precios mundiales.

Curiosamente el contrato de café de NYBOT es uno de los pocos futuros de US que se entregan también fuera de sus fronteras, en los puertos europeos de Antwerp, Bremen/Hamburgo y Barcelona .

La campaña de venta comienza en Octubre y termina en Septiembre. De este modo, el contrato de diciembre es el primero de la nueva cosecha.

Justo entonces empieza a registrarse el mayor consumo, cuando los países del hemisferio norte entran en el frío invierno. A medida que el otoño se acerca en el hemisferio sur, allá por mayo, el mercado registra los mayores precios, debido al mencionado consumo y a la posibilidad de que ocasionales heladas en Brasil puedan afectar a la siguiente cosecha.

La cosecha en Brasil empieza en junio y continúa en julio y agosto, justo cuando el consumo en el hemisferio norte es menor ya que llega el calor a esas regiones. De este modo desde sus máximos, bajan los precios paulatinamente hasta prácticamente el final de la temporada de la cosecha (septiembre).

El contrato de café es de los que registra movimientos más violentos, sobre todo ante la perspectiva de fenómenos meteorológicos tropicales que puedan afectar a la cosecha más importante, la de Brasil. Operar con él no está hecho para todos los estómagos.

Al igual que el cacao, existe un contrato en NYBOT y otro en LIFFE, pero hay una diferencia: aquí el contrato de LIFFE cotiza también en $ como su compañero USA, y no en libras esterlinas. Además, la cantidad y calidad del subyacente son sustancialmente diferentes también.

Nombre: Café
Símbolo:  KC
Subyacente: 37500 libras (unas 17 toneladas métricas)
Multiplicador: $37500
Precio: la unidad mínima de fluctuación es de 5/100 céntimos por libra, esto es, 18,75$ por contrato.
Mercado: NYBOT
Vencimientos: Marzo, mayo, julio, septiembre, diciembre. First Notice Day 7 días laborables antes del primer día laborable del mes del vencimiento, entrega física.
Comportamiento: estacional con máximos en mayo y mínimos en septiembre, pero muy variable según meteorología.
Garantías: $7787 inicial, $5562 intradía

Nombre: Café  (Robusta coffee)
Símbolo:  D
Subyacente: 10 tonnes (=9,07 toneladas métricas)
Multiplicador: $10
Precio: la unidad mínima de fluctuación es de $1 por cada tonne, esto es, $10 por contrato.
Mercado: LIFFE
Vencimientos: Enero, Marzo, mayo, julio, septiembre, noviembre. Último día de trading el último día laborable del mes del vencimiento, a las 12:30 hora de Londres.
Comportamiento: estacional con máximos en mayo y mínimos en septiembre, pero muy variable según meteorología.
Garantías: $2413 inicial, $1930 intradía

Publicado en Futuros, Softs | Deja un comentario

Tutoriales de graficas (I)

Vamos a preparar unos sencillos posts con lo más básico de la interpretación de gráficas.

Ya se que para muchos esto va a ser de sobra conocido, pero he descubierto algunos seguidores que tienen ganas de empezar en este mundo pero no llegan ni a lo más sencillo. Vamos a ayudarles un poco.

Para empezar usaremos como referencia el programa gratuito ProRealtime.com

Te registras y en unos minutos tienes acceso a gráficas de muchas acciones, índices y derivados. Hay que pagar para tener tiempo real pero eso por ahora no nos hace falta. Se necesita Java en el equipo, supongo que todos lo tendréis ya pero aviso por si acaso.

Para empezar voy a poner un pantallazo de la plataforma básica, que por alguna razón no puedo yo cargar en mi PC, y eso que la avanzada no me da problemas.

Una gráfica es una representación de la evolución del precio de un valor, en abscisas tenemos un rango temporal y en ordenadas un rango de precios. La gráfica se puede trazar usando:

–          Una línea con los precios de cierre: nos perdemos la información de lo que ha pasado por entremedio, desde la apertura hasta el cierre.

–          OHLC: una barra que muestra los precios de apertura (open), máximo (high), mínimo (low) y cierre (close). Suele ser verde si apertura<cierre y roja si apertura>cierre.

–          Vela japonesa: es similar al OHLC solo que con los precios de apertura y cierre se hace un cuerpo de la vela y con los máximos y mínimos se hace una línea fina que representa las “colas”. Las veremos en la gráfica de ejemplo.

El pantallazo es del colega sabreman, del foro de prisonfreak, el cual he retocado con cuadros rojos numerados, para explicar cada uno en detalle.

    1. La barra de herramientas de análisis. Con sus opciones podemos elegir si mover la gráfica o ponerle zoom, trazar líneas de tendencia, textos, medir distancias…
    2. La ventanita de búsqueda sirve para localizar un valor por símbolo o nombre. El desplegable señalado nos sirve para restringir o no la búsqueda a un determinado mercado.
    3. En la ventana de listado de valores, podemos elegir los de un determinado mercado soportado por la plataforma Prorealtime.
    4. El filtro de Variación nos permite mostrar los valores con mayores subidas o bajadas, en vez de sacarlos en orden alfabético.
    5. El espacio de trabajo es una determinada configuración de ventanas, herramientas, y su disposición en pantalla, con la que nos sentimos cómodos, para que los podamos guardar y recuperar en un determinado momento.
    6. Duración: rango temporal usado en el eje horizontal de tiempos.
    7. Visión: si queremos ver las velas diarias, semanales, mensuales, de 30 minutos…
    8. Tipo escala: lineal o logarítmica. Es recomendable usar siempre la gráfica logarítmica, que nos muestra el eje vertical en proporción porcentual. Si usáramos una escala lineal, una subida de 3 a 6 tendría la misma amplitud que una de 6 a 9, y sin embargo la primera es un 100% y la segunda un 33%. En escala logarítmica ambas subidas se verían proporcionales a esos porcentajes, y no iguales.
    9. Valor: el código o ticker del valor que estamos viendo en la gráfica.
    10. Subida (en verde) o bajada (en rojo) en términos absolutos y porcentuales en el día actual.
    11. Rango anual del valor, mínimo y máximo.
    12. Leyenda de los indicadores de la gráfica, en este caso la media de 20 y 50 días y las bandas de Bollinger, que son unos rangos calculados en base a parámetros estadísticos de la evolución histórica de las últimas 20 sesiones.
    13. Una porción del gráfico ampliada manualmente por mí para ver las partes de las velas abajo a la izquierda.
    14. Cola superior, indica hasta donde ha llegado el máximo en el rango de visión elegido.
    15. Cuerpo de la vela: compuesto por el rango de apertura y cierre en el rango de visión. El color es blanco (verde en otros sitios) si apertura<cierre y negro (rojo en otros sitios) si apertura>cierre.
    16. Cola inferior, indica hasta donde ha llegado el mínimo en el rango de visión elegido.
    17. La subgráfica inferior nos muestra indicadores estadísticos, en este caso el RSI de 14 sesiones, que es un indicador de fuerza relativa a corto plazo. Existen cientos de indicadores estadísticos y estocásticos, que cada analista tiene en cuenta en mayor o menor medida según su metodología. En mi caso no los tengo en cuenta para nada.

 En esta gráfica se echa en falta el volumen. En el caso de este valor, que es un par de divisas de forex, nos tendremos que conformar con lo que hay, ya que las divisas forex no tienen dato de volumen, al ser un mercado distribuido en distintas plazas a lo largo del mundo, con lo que el dato no está disponible.

Y aquí nos detenemos por el momento.

 

Publicado en AT | Deja un comentario

I.7 – Comprueba tu nivel como operador con la escala MIP

Amigos, estamos en plena temporada de spreads y como tal me veo muy atareado recopilando información acerca de estacionales, volatilidades y demás metralla técnica.

Sin embargo hago aparición para dar señales de vida. Estoy preparando un pequeño post sobre la interpretación básica de gráficas en prorealtime que a ver cuándo puedo terminar, a la salud de sabreman, un colega freak.

Pero hoy voy a hablar rápidamente de una escala, la escala de nivel como operador de MIP.

Vamos a ponerla de más a menos. Leedla y cuando os entre un arrebato de sinceridad os intentáis situar en ella, si es que sois ya operadores de bolsa claro:

Profesional:

–          Conoce a fondo y opera con todos los productos de inversión (futuros, opciones, acciones…).

–          Opera con regularidad para ganarse la vida o para obtener un sobresueldo relevante.

–          Tiene una o varias estrategias bien definidas y estudiadas.

–          Sabe cuándo entrar y salir y por qué.

–          Sabe revisar las operaciones fallidas y detectar qué ha salido mal y si es imputable a él o si es solamente un imponderable del mercado.

–          Detecta cuándo una estrategia no está funcionando y se adapta para mejorarla o para abandonarla y pasar a otra.

–          Tiene un estricto control del dinero (money management).

Semi-profesional:

–          Conoce a fondo todos los productos de inversión (futuros, opciones, acciones…) pero no opera con los que considera más arriesgados.

–          Opera con regularidad para ganar un sobresueldo, pero puede ser o no relevante para él.

–          Tiene una o varias estrategias bien definidas y estudiadas.

–          Sabe cuándo entrar y salir y por qué.

–          Sabe revisar las operaciones fallidas y pero no siempre sabe detectar qué ha salido mal y si es imputable a él o si es solamente un imponderable del mercado.

–          Normalmente tiene dificultades para detectar cuándo una estrategia no está funcionando y por tanto no siempre se adapta para mejorarla o para abandonarla y pasar a otra.

–          Tiene un buen control del dinero (money management) aunque a veces se lo salta.

Veterano:

–          Conoce y opera normalmente solo con acciones. Sabe conceptos sobre futuros y opciones pero considera que no los entiende y no opera con ellos, o como mucho puede llegar a comprar algunas opciones muy ocasionalmente esperando algún pelotazo.

–          Opera con asiduidad solamente al contado y al alza. Espera sacar un sobresueldo, cosa que consigue en periodos alcistas prolongados, aunque luego en periodos bajistas pierde todo lo ganado. Aún así su mente le convence de que se le da bien ésto.

–          No tiene una estrategia definida. Compra cuando considera que está barato pero solo tiene unos pocos criterios muy subjetivos para llegar a una conclusión.

–          No sabe objetivamente cuándo entrar o salir y por qué.

–          No sabe revisar las operaciones fallidas y detectar qué ha salido mal.

–          No detecta cuándo una estrategia no está funcionando más que nada porque no tiene una estrategia definida.

–          Tiene un mal control del dinero (money management), se lo salta a menudo.

Novato:

–          Conoce un poco por encima los futuros y las opciones. Conoce un poco más las acciones pero no lleva mucho tiempo en el mundillo.

–          Opera con prudencia y no espera sacar gran cosa con ello, solo aprender.

–          No tiene por ahora estrategias definidas, pero es consciente de que tiene que aprender lo suficiente para tenerlas.

–          No sabe cuándo entrar y salir, pero entiende que es porque le faltan conocimientos.

–          No sabe revisar las operaciones fallidas, bastante tiene con ir aprendiendo primero.

–          No detecta cuándo una estrategia no está funcionando más que nada porque no tiene claro todavía cómo funcionan las estrategias.

–          Tiene un cierto control del dinero (money management) pero más por miedo y prudencia que por tener criterios claros.

Casual:

–          Solo conoce las acciones al contado y compradas, todo lo demás le suena al Señor de los Anillos.

–          Opera cada vez que un compañero de trabajo o cuñado le cuenta sus aventuras en bolsa. Luego se lleva un tortazo y se olvida durante un año del asunto, y vuelta a empezar.

–          No tiene más estrategia que leer la prensa salmón a ver qué cuentan.

–          Su criterio para comprar es si ve una noticia favorable a una empresa en el telediario o en intereconomía.

–          No revisa las operaciones fallidas. La culpa por supuesto, es siempre de los malditos especuladores, que no dejan “invertir” a los respetables y honrados ahorradores. No dice que si él supiera especular, desde luego que lo estaría haciendo las 24h.

–          No tiene apenas control del dinero (money management) o es muy rudimentario.

Ludópata:

–          Curiosamente suele conocer bastante todos los productos de inversión (futuros, opciones, acciones…) a nivel teórico.

–          Opera con compulsividad para perder el dinero que gana duramente (o no tan duramente) con otras actividades. Disfruta haciéndolo.

–          Tiene una o varias estrategias bien definidas pero son un desastre, no funcionan, y encima lo sabe. Para colmo, no suele cumplirlas lo cual empeora las cosas.

–          Sabe cuándo entrar pero no por qué. No sabe cuándo salir salvo obligado porque no le queda ya dinero.

–          No sabe revisar las operaciones fallidas. La culpa es siempre del mercado, los especuladores, el tiempo, los astros…

–          De forma también irónica, sí sabe por lo general detectar cuándo una estrategia no está funcionando, pero su mente lo ignora deliberadamente y persiste en el error, porque en el fondo no le gusta ganar o perder, sino solo la adrenalina liberada en el proceso de operar.

–          No tiene control del dinero (money management), ya que lo pierde todo.

He decidido poner al novato por encima del inversor casual, porque creo que es mejor no saber nada pero ser consciente de ello, que saber algo más o tener algo más de experiencia y creer que por ello vas a ser mejor, cuando normalmente no lo eres porque lo que sabes no te sirve realmente de nada.

Incluso si me apuráis casi prefiero a un novato a un veterano: el veterano ya tiene la mente envenenada con cientos de prejuicios, medias verdades, tópicos y frases hechas que hacen de él un operador ruinoso y prácticamente insalvable.

Mientras que el novato es también ruinoso, pero está a tiempo de redimirse.

Publicado en Estrategias | Deja un comentario