I.4 – Posibilidades de la operativa a margen: más formas de tener razón.

La operativa a margen nos permite hacer muchas cosas más que la operativa al contado, y por tanto nos da muchas más posibilidades de tener razón que la de acertar si sube o baja.

Es importante saber cuáles son las variantes del juego para cumplir con una de las máximas del buen trader: saber en todo momento a qué juego estás jugando.

Aquel que no sabe a qué está jugando ganará de vez en cuando de chiripa y pensará que es un tío grande, pero a largo plazo será barrido del mercado. De igual modo aquel que piensa que está jugando a ser especulador agresivo y luego cuando la cosa se tuerce se transforma en apacible inversor que promedia a la baja está condenado al fracaso, no sabe a qué está jugando y se lo van a comer vivo tarde o temprano.

Vemos y comentamos las estrategias (las llamo así por simplificar, no siempre se corresponden en realidad con estrategias puramente hablando) cada una un poco, y más adelante ya hablaremos a fondo en futuros capítulos. Todas ellas se pueden hacer en operativa a margen, mientras que en la operativa al contado solo podemos hacer la primera de ellas, y solamente en su subvariante “al alza”.

Outright o directa. Quiere decir apostar solamente a que algo sube o baja sin paliativos. Los operadores al contado solo conocen por tanto la operativa directa al alza. Como comprenderéis, esta es una limitación asfixiante que constituye una razón nueva para nuestro listado de razones para la superioridad de la operativa al margen. Como os podeis imaginar, con esta estrategia solo hay dos posibilidades, o acertar o fallar en nuestro pronóstico. Podemos usar futuros, opciones, acciones, divisas, warrants, etc… para llevarla a cabo.

Ejemplo: comprar 1000 Telefónicas. Estoy esperando por tanto que la acción suba. Si la acción baja, perderé dinero.

Outright con matices. Usando opciones podremos hacer estrategias que apuesten moderadamente al alza o a la baja. A cambio de limitar nuestras pérdidas potenciales también limitaremos nuestras ganancias. Nos perderemos un movimiento muy fuerte a nuestro favor, a cambio de una mayor tranquilidad sabiendo que si hay un movimiento fuerte en nuestra contra nos afectará muy poco y en una cantidad conocida de antemano. Tenemos también la ventaja de que nuestro broker nos pedirá por lo general muy pocas garantías para operar, mejorando la relación de retorno sobre nuestra inversión.

Por ejemplo: estando el IBEX a 11700 pienso que subirá un poco hasta 12200, pero no creo que pase de ahí. Haré un bull call spread, con opciones de mini-IBEX a strike 11700 (comprada) y 12200 (vendida). Pagaré 290€ por la primera y cobraré 90€ por la segunda. Mi máxima pérdida será de 200€. En el caso más favorable, que es si el IBEX vence a 12200 podré ganar hasta 500€. No podré ganar más que eso. Limito mis pérdidas pero limito también mis ganancias.

Si no habéis entendido un carajo del ejemplo ya lo haréis más adelante, solo teneis que ser pacientes e ir aprendiendo.

A spread o por diferencias. Consiste en combinar una o más posiciones compradas y una o más vendidas, con la idea de sacar partido a la diferencia. A la posición conjunta se le llama “spread” y a cada una de las partes que lo integran se llaman “patas” (o “legs” en inglés) del spread. También tiene la ventaja de que muchos mercados reconocen muchos spreads estandarizados, y nos aplicará menos garantías para hacer la operación que si sumásemos directamente las pedidas por cada una de las “patas” de nuestro spread. Muchos spreads tienen suelos y techos relativamente seguros, lo cual puede ser una ventaja para operar.

Por ejemplo, podemos pensar que durante una temporada las acciones de Santander lo van a hacer mejor que las de BBVA, entonces compramos las primeras y vendemos las segundas. A elegir la cantidad de cada se le llama “estructurar el spread”. Se puede hacer con acciones, futuros y opciones. Tiene la principal ventaja de que no nos importa si el mercado sube o baja, solo nos interesa que Santander lo haga mejor que BBVA proporcionalmente. En este caso no conozco a ningún broker que nos reduzca garantías por esta posición, posiblemente nos pidan la suma de las garantías de las dos patas.

Compra de volatilidad. Esto consiste en apostar a que el mercado va a sufrir próximamente un movimiento brusco, aunque no sepamos hacia dónde. Se puede hacer directamente con opciones y warrants, e indirectamente operando a través del subyacente añadiendo a posiciones ganadoras. Es una estrategia en la que podemos ganar SUBA O BAJE el subyacente, siempre que lo haga en una cantidad suficientemente grande.

Por ejemplo: pienso que van a emitir un informe sobre una empresa y que puede que el mercado se lo tome fatal o se lo tome genial. Compraré sendas opciones sobre las acciones, call y put at-the-money o lo que es lo mismo compraré un straddle. Ya hablaremos de esta jerga infernal en el capítulo de las opciones. Si el valor pega un tirón en cualquier dirección ganaremos, si no pasa nada espectacular perderemos dinero, si bien es cierto que esta pérdida estará limitada.

Venta de volatilidad. Esto consiste en apostar a que el mercado próximamente va a permanecer estable o congestionado, y no se prevén movimientos bruscos. Se puede hacer directamente con opciones, e indirectamente operando a través del subyacente añadiendo a posiciones perdedoras. Es una estrategia en la que podemos ganar SUBA O BAJE el subyacente, siempre que lo haga en una cantidad suficientemente pequeña. Es una estrategia muy completa porque se puede hacer a su vez de muchas maneras, de hecho los expertos que ganan dinero con opciones lo hacen vendiendo volatilidad, no comprándola.

Ejemplo. Pienso que una determinada cotización va a estar parada unos meses. Venderé sendas opciones call y put sobre las acciones, ligeramente alejadas del dinero, o lo que es lo mismo, venderé un strangle.

Arbitraje. Consiste en detectar dos activos muy similares con una disparidad de precio, y comprar el barato y vender el caro, con la esperanza de que se igualarán tarde o temprano. Normalmente es necesario mover grandes volúmenes para sacarle un beneficio grande en términos absolutos. Algunos lo confunden con los spreads o diferencias. Cuidado, parecen lo mismo pero no lo es.

Coberturas. Consiste en utilizar los productos derivados para hacer una cobertura o protección total o parcial de una cartera ya existente. Por lo tanto no es una estrategia para ganar dinero en sí, sino para evitar perderlo o tener un mayor control sobre el riesgo a cambio de renunciar a un supuesto beneficio. La única que nos va a interesar ver a fondo es la cobertura delta-neutral, ya veremos por qué.

De todas estas estrategias, solamente he conocido dos que den dinero de forma consistente a lo largo del tiempo: los spreads/diferencias y la venta de volatilidad. Por eso me detendré más en ellas cuando lleguemos, porque creo que son las mejores maneras de ganarse el pan de manera profesional en la bolsa.

Incluso podemos combinar y mezclar en un determinado momento varias estrategias, por ejemplo podemos hacer venta de volatilidad de una diferencia (spread) de valores.

Como podéis ver, con la operativa a margen tenemos muchas más formas de tener razón que con la operativa a contado y por lo tanto no tendremos necesidad de jugarnos todo a cara o cruz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Intro. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s