II.3.2.2. Harina de soja.

La harina de soja se obtiene de molturar el haba de soja representa el 60-70% del valor del producto. Se usa como suplemento rico en proteínas para ganado y aves. Como ventaja, no tiene sustituto comercial viable y como desventaja, no puede ser almacenado indefinidamente porque se queda rancio.

De este modo, los productores o crushers tienen que mantener un equilibrio entre satisfacer la demanda, que en invierno puede ser elevada, con no pasarse de la raya ya que de no colocar todo el producto a tiempo, pueden perderlo. Por tanto entre octubre y febrero se suelen producir pautas de ventas agresivas, haciendo que los precios bajen mucho y sean volátiles.

Cuando se acerca octubre y el suministro de habas se reduce, los precios al contado suelen hacer una escalada.

Al no ser un producto almacenable, los distintos vencimientos de la misma cosecha no suelen tener carrying costs significativos, es más, suele ser más poderoso el efecto que un estrangulamiento en la oferta puede producir, y por tanto es más habitual que los precios de los vencimientos cercanos sean mayores que los lejanos.

Debido a que los precios de los futuros suelen adelantarse a los del contado, éstos anticipan la subida de los precios que se producirá a finales de verano, a partir de marzo, lo cual es algo contraintuitivo porque es en esos momentos cuando la demanda es baja y la producción alta. Este tipo de patrones se suele dar en productos en los cuales lo que prima no es el almacenamiento, sino el hecho de que se mantenga una oferta constante y fluida.

Los patrones de cosecha nueva/cosecha vieja son similares a los vistos en las habas de soja, o más aún, éstos normalmente se ven impulsados por aquellos, ya que la harina de soja es el destino comercial más importante que se le puede dar al haba de soja. Por tanto veremos spreads como el de de Agosto menos Marzo del año siguiente(comprado a primeros de abril hasta principios de julio) suelen tener un porcentaje de aciertos estacionales cercano al 100%.

El subyacente son 100 toneladas cortas (short tons) de harina de soja, que aunque parezca mentira es el resultado de molturar los 5000 bushels de habas de soja que vimos en el anterior contrato, así que existe una correspondencia directa de 1 a 1 entre la materia prima y el producto. Lo tienen bien liado para que nadie se dé cuenta de la equivalencia.

Nombre: Futuro de harina de soja.
Símbolo: ZM
Subyacente: 100 short tons (equivalente a 91 toneladas métricas aprox.) de harina de soja.
Multiplicador: $100, esto es, el precio es por cada tonelada.
Precio: cotiza con una unidad mínima de $0,1 por tonelada.
Mercado: CBOT (Chicago Board of Trade)
Vencimientos: enero, marzo, mayo, julio, agosto, septiembre, octubre y diciembre, fin de negociación el día hábil anterior al día 15 del mes del vencimiento.
Comportamiento
: para los vencimientos de la misma cosecha, prácticamente igual, o con ligerísimo backwards porque no tiene primas por “carrying costs”. Para los de distintas cosechas, normalmente más caro el contrato cercano (vieja cosecha) que el lejano (nueva cosecha).
Garantías: $2025 inicial, $1500 intradía

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Futuros, Granos, Sin categoría, Soja. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s