II.5.6.6. Especulación con diferenciales de primer orden (II).

Ahora vamos a pensar en “surfear” la curva de diferenciales en el sentido inverso. Sabemos que cuando la economía se expande, la pendiente de la curva de tipos aumenta, y por tanto se forma una “giba” en la curva de diferenciales.

Vimos el otro día la de finales de noviembre de 2009:

¿Qué pasa si pensamos que el máximo situado en las cercanías de 1,5 puntos, es excesivo para un diferencial a 12 meses, y que no se justifica por la actual situación económica?

Este diferencial se corresponde con Dic 2010 – Dic 2011.

Podemos apostar a que ese diferencial se va a reducir. Además, viendo el tramo a la izquierda de esa “chepa”, que va bajando hasta llegar a 1 punto, podemos pensar que el paso del tiempo nos va a echar una mano.

Pero esta operativa no es tan sólida como la del anterior punto, por la siguiente razón: del mismo modo que un valor del diferencial cercano a cero es un soporte fortísimo, por la aberrante situación de cuasi-inversión de tipos, el máximo de 1,5 puntos para el Eurodólar no es ni mucho menos un tope seguro.

En el año 2002, preludio de la expansión económica posterior a crash tecnológico de 2001 y de los ataques del 11-S, se llegaron a ver formaciones similares con un máximo de casi 2 puntos. Esto es, la crisis tiene un tope inferior situado en un diferencial cercano a 0 en plazos largos, pero no tiene un tope superior definido, todo depende de lo fuerte o agresiva que se prevea la futura expansión económica.

Por tanto ¿cuándo entrar a la contra en esta operativa? Para empezar, tenemos que estar seguros de que la supuesta recuperación económica que leemos en la gráfica de diferenciales no es tal, y que es una recuperación con los pies de barro.

Lo segundo, nos podemos apoyar en un sencillo análisis técnico de la curva del spread Dic 2010 – Dic 2011, para saber en qué momento se va a confirmar la hipótesis de partida y podemos entrar a vender el spread:

Vemos que el spread se tira unos cuantos meses oscilando entre 1,35 y 1,55. Súbitamente, a finales de abril, vemos que rompe con fuerza esa línea, marcada en rojo. Es entonces el momento de entrar a la baja en 1,35, marcando un stop de pérdidas en 1,55 (0,2 puntos = $500).

Venderíamos el spread Dic 2010 – Dic 2011 = Vender Dic 2010 + Comprar 2011

Esto es, apostamos a que la diferencia entre esos dos vencimientos se va a recortar. Vemos como en esta apuesta conseguimos llegar hasta 0,6, incluso hoy mismo ha habido un momento en que cotizaba cerca de 0,5.

Entonces el beneficio hubiera sido: 1,35 – 0,6 = 0,75 x $2500 = $1875 en un mes aproximadamente.

Si calculamos unos $600 de garantías, eso hubiera sido triplicar el dinero en un mes. No está mal, teniendo en cuenta que teníamos un stop loss relativamente cercano para no perder más de $500 en caso de fallar la jugada.

Sin embargo insisto sobre este punto: este tipo de operativa es mucho más arriesgada que la anterior.

No se puede ejecutar sin saber bien lo que se está haciendo, sin hacer una vigilancia constante y sin tener grabado a fuego en la mente el punto de salida en caso de que las cosas no vayan bien. Pero la recompensa bien merece la pena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Futuros, Tipos de interés. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s