III.1.1 ¿Qué es una opción?

Las opciones son un producto financiero derivado, que a primera vista parece más esotérico de lo que es. La gente les tiene miedo porque cuando se adentran un poco en ese mundo les parece todo muy raro. Eso es porque leen de aquí y de allá y se confunden, pero es muy sencillo.

Os lo voy a explicar con un símil deportivo, para que luego no se diga. Imaginaos que sois Florentino y queréis fichar para 2010-2011 al nuevo crack Hediondinho. Por el momento al chaval le han cedido a un club holandés, donde se fogueará durante un año.

Veamos el trato: queremos comprar dentro de un año a Hediondinho por 30 millones de €. Esa opción de compra nos cuesta 1 millón de €, que pagamos gustosamente. Tenemos previsto que si el chaval es tan bueno como parece, solo el primer año generará 50M€ en publicidad, camisetas, etc… así que nos resarcirá de sobra de los 30M para ficharle + 1M€ de la opción de compra.

Pero ¿qué pasa si algún desalmado tipo Goiko le parte las dos piernas a Hediondinho antes de poder recalar en el club merengue? Entonces a Florentino no le interesará ejercer la opción de compra, recordemos que solo tiene el derecho pero no la obligación, porque el muchacho ya no va a levantar cabeza y va a tener el menisco como un bebedero de patos. Por lo tanto no ejercerá la opción de compra, anotará la pérdida de 1M€ y dará gracias a LoL por no haber comprado un paquete.

Bien, esto es una opción: es un producto que al comprarlo te da el derecho (pero no la obligación como los futuros) de comprar o vender algo (el subyacente) a un precio determinado (en jerga, strike) en un determinado momento en el futuro, llamado vencimiento. El precio de la opción se llama prima de la opción.

Sin embargo, al venderlo adquieres la obligación de comprar o vender ese algo a la persona que te compró la opción. Como tienes una obligación, es necesario también poner un dinero como garantías, normalmente la misma proporción que con el futuro del subyacente equivalente.

En la jerga, las opciones de compra se llaman “call” y las opciones de venta se llaman “put”.

Siguiendo con el ejemplo: diríamos que Florentino había comprado una opción “call” sobre Hediondinho, con un strike de 30M€, con vencimiento a un año vista y con un precio de prima de la opción de 1M€.

Bien, ahora pensemos que para comprar una opción, alguien la tiene que vender. En este caso, pensemos que el que vende la opción es un club de Brasil que tiene los derechos sobre Hediondinho. Al venderle la call a Florentino, éste pagó 1M€ y ellos ingresaron ese millón. Parece un chollo ¿no?

Veamos el caso contrario. Pasa el tiempo y Hediondinho ha evolucionado en su año en Holanda, ha metido goles a cascoporro y las lesiones y defensas contrarios le han respetado. Es un fenómeno, mejor incluso de lo que se pensaba en un momento. El club brasileño empieza a lamentarse porque podrían haber pedido 60M€ por el chico en vez de 30M€.

Pero Florentino tiene su flamante call con strike 30M€ y por tanto, cuando acaba el año de plazo, anuncia a bombo y platillo el fichaje. Todo el mundo alaba su buen ojo y piensa que el presidente ha obtenido a ese galáctico a precio de ganga. Los representantes de Hediondinho, si bien ingresaron el 1M€ de la prima de la call con gusto, están obligados a venderle el jugador al precio convenido, y ven como se evapora ante sus ojos la posibilidad de venderlo al Milan por el doble de precio.

Esto exactamente pasa con las opciones en la bolsa. Podemos:

– Comprar opciones de compra (call): como si fuéramos Florentino en el ejemplo.
– Comprar opciones de venta (put).
– Vender opciones de compra: como si fuéramos el club brasileño.
– Vender opciones de venta.

Y todo esto con decenas de miles de subyacentes de productos financieros, acciones, bonos, futuros de todo tipo… todo menos jugadores brasileños, por el momento.

Con la compra de opciones de venta pasa lo mismo, pero cuando queremos tener el derecho (que no la obligación) de vender algo, a cambio de pagar una prima. Y vender una opción de venta quiere decir que vamos a vender a alguien el derecho a vender algo, a cambio de cobrar dicha prima.

Lo más complicado para el principiante es no equivocarse con las 4 combinaciones. No es lo mismo comprar una opción de venta que vender una opción de compra, son dos cosas totalmente distintas.

En los siguientes puntos lo iremos viendo más claro con ejemplos concretos y también por qué no intentaremos seguir con este símil futbolístico a ver si a los más duros les entra en la mollera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s