III.3. Prima de las opciones: el tiempo.

En nuestra vida en general y en la del operador en particular, veremos pasar muchas cosas impredecibles.

Veremos cómo acciones de empresas que no valen un pimiento suben como la espuma al calor de la penúltima burbuja. Veremos cómo los precios de gas se bambolean al son de las noticias del canal meteorológico o cómo el oro se va a las nubes o a los infiernos según el pánico del día.

Pero nunca, en ningún momento hemos visto ni veremos que el tiempo se detenga.

El tiempo es una constante, siempre transcurre a la misma velocidad y nunca irá ni más despacio ni más rápido. Todos los seres vivos caeremos tarde o temprano en sus garras, fulminados por ese gota a gota que cada día nos mata más y más, y que sin embargo nos permite vivir la vida.

Ahora bien, ¿nos podemos beneficiar los operadores de esta dinámica demoledora?. Por supuesto.

El que diga que solamente se puede ganar dinero prediciendo la tendencia, es o bien un necio o bien un ignorante de los mercados. Es posible, por las cualidades únicas de las opciones, ganar dinero consistentemente a lo largo del tiempo, gracias precisamente al paso inexorable de ese tiempo.

La forma de hacerlo es vendiendo volatilidad. Como hemos comentado, la prima de las opciones es un reflejo de lo que tenemos que pagar por la esperanza de que el movimiento de los activos subyacentes a dicha opción se quede congelado en el tiempo.

A más volatilidad, mayor probabilidad de movimiento del subyacente. Pero también las opciones tienen un vencimiento, y a medida que se acerca el día de ese vencimiento, menos valor de prima tiene nuestra opción. Al llegar el día del vencimiento, si la opción está dentro del dinero, valdrá solamente el valor intrínseco en el cual el subyacente supera al strike de la opción.

Del mismo modo, si finaliza fuera del dinero, la opción no valdrá nada, porque el precio está alejado del strike y el tiempo para ejercer la opción se habrá terminado.

Ahora bien, independientemente de la volatilidad ¿cómo es de importante el factor tiempo en el precio de la prima de la opción?.

Veámoslo en este gráfico. Quiero que lo veáis una y mil veces, porque este será vuestro principal amigo a la hora de entender cómo podemos sacar tajada del paso del tiempo:





Como podéis ver, cuanto más alejados estamos del vencimiento, el comportamiento del paso del tiempo es más lineal, menos abrupto. Faltan muchas sesiones para que llegue el vencimiento y puede pasar de todo.

Pero cuando nos acercamos a un mes del día D del vencimiento, comienza a pasar un fenómeno notable: el precio de la prima comienza a caer de forma exponencial. El tiempo se acaba y cada vez hay menos sesiones para que nuestra opción se adentre en el dinero. La caída ya no es lineal.

Este modelo de caída (decay) exponencial es el factor esencial para ganar dinero vendiendo volatilidad, esto es, vendiendo opciones cuando la caída del su valor de prima comienza a ser exponencial.

Vender volatilidad es un negocio con las siguientes características:
Los beneficios están acotados al máximo de la prima.
Si no las sabemos controlar a tiempo, las pérdidas pueden ser ilimitadas. Afortunadamente hay varios mecanismos para hacer este control efectivo.
El tiempo corre siempre a nuestro favor. Cada día que pasa, sin que haya un movimiento fuerte, ganamos un poco de dinero.

Hay que saber en todo momento que estamos jugando al juego contrario al que están jugando los operadores tendenciales: cuando vendemos volatilidad estamos diciendo que el mercado va a ser no-tendencial. De hecho las opciones que vendemos nosotros nos las está comprando posiblemente un operador tendencial. Estamos en el bando opuesto. Ellos quieren velocidad del rayo, nosotros queremos pachorra, que no pase nada, creo que en ningún otro sitio puede uno ganar dinero recurrentemente gracias al aburrimiento extremo.

El operador tendencial está esperando un fuerte movimiento en pocos días, porque ha pagado una prima por disponer de esos días y aunque puede que tenga razón, también podría tenerla demasiado tarde (cuando el vencimiento ya ha terminado). En esos caso el vendedor de volatilidad le gana la mano, porque él lo que desea es que no pase nada a lo largo de los días, y cada día que pasa y pesa como una losa sobre el operador tendencial, es una liberación para el vendedor de volatilidad en forma de beneficios.

Sin embargo estamos intercambiando unos beneficios menores a cambio de una probabilidad mayor de ganar, si elegimos el momento adecuado. En el caso de vender volatilidad en un momento en que ésta comienza a subir, esto es, el valor comienza a moverse fuertemente después de permanecer varios meses parado, tendremos que reconocer que hemos perdido esta partida, y o bien nos saldremos de la operación con unas pérdidas limitadas o bien cubriremos nuestra posición con el subyacente o con otras opciones de otros vencimientos para minimizar los destrozos.

Sin embargo, si escogemos bien los momentos para vender volatilidad (congestiones o parones en los precios), tendremos un 80% de posibilidades de ganar frente al 20% de los operadores tendenciales.

Posteriormente en el apartado de estrategias comentaremos varias operaciones combinadas para aprovechar al máximo la venta de volatilidad y al mismo tiempo cómo minimizar los efectos de una venta de volatilidad fallida, bien cubriéndonos con una opción de un vencimiento más lejano (calendar spread) o bien comprando y vendiendo el subyacente en determinadas cantidades (cobertura delta neutral).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s