III.5. Introducción a las estrategias con opciones.

Hemos visto cómo las opciones nos permiten jugar con parámetros que ningún otro producto “normal” nos puede dar. En un producto “normal” a lo más que llegamos es a comprarlo y esperar que suba o venderlo y esperar que baje.

Sin embargo con las opciones podemos tener en cuenta el potencial de subida o bajada y además, la volatilidad y el paso del tiempo, esto es nuestro abanico de posibilidades se amplía y no tenemos que estar ceñidos a una determinada clase de operativa. Con las opciones, y la combinación de dos o más opciones (spread) podemos especular con las siguientes posibilidades:

Esperar que el subyacente suba o baje, bien fuertemente o bien moderadamente.
Esperar que el subyacente ni suba ni baje, o si lo hace que sea de un modo muy leve.
Esperar que haya un aumento o disminución de la volatilidad.
Esperar que pase el tiempo (esto siempre ocurre, lo que quiero decir es que si pasa el tiempo y todo lo demás permanece igual o parecido ganaremos dinero).

Ahora vamos a enunciar varias estrategias con opciones. Solamente diremos brevemente su nombre, cómo se hacen y qué esperamos de ellas. Posteriormente en la sección de estrategias detallaremos un poco más cada una y daremos algunos ejemplos prácticos.

Hay que tener en cuenta que algunas estrategias tendrán diferente nombre y sin embargo consistirán en hacer la misma operación. No hay que confundirse, la diferencia está en el objetivo que queremos conseguir. Para esto es imprescindible que el operador tenga las ideas claras sobre lo que está haciendo y un buen control mental para admitir que las cosas van mal, o si van bien, analizar cómo se pueden mejorar. Esto es necesario siempre hagas lo que hagas en bolsa, pero con opciones lo es más si cabe.

Por ejemplo, hay gente que comienza queriendo seguir una tendencia al alza, y compra CALL, pero luego la cosa no va bien y no se produce la subida esperada. El operador piensa que entonces quizá es que irá a la baja, y va y compra una PUT. Al final el precio no se mueve y pierde todo el dinero, el de la prima de la CALL y el de la PUT. FAIL total.

¿Por qué?. Porque quiso jugar a seguir la tendencia y al cambiar de idea no se dio cuenta de que en realidad había pasado a jugar a comprar volatilidad. Como el precio entró en una congestión, la operación acabó ruinosamente. El operador tendría que haberse dado cuenta de que estaba especulando con una fuerte subida. Esta no se produjo, por lo tanto tendría que haber dado FIN a la historia y haber pasado a otra operación, no cambiar sobre la marcha la jugada y meterse en un nuevo juego que no sabía ni lo que era ni lo tenía previsto o analizado.

Este es uno de los errores más habituales de los novatos.

Vamos con el breve desglose de qué estrategias podemos seguir con las opciones:

  • Comprar volatilidad.
    • Desnuda: consiste en comprar directamente una call, una put o las dos, con la esperanza de que haya un fuerte movimiento al alza, a la baja o en las dos direcciones. El potencial de beneficios es infinito en el caso de las call, pero en nuestra contra tenemos que para ganarlo tiene que pasar un evento altamente improbable.
    • Cubierta: consiste en hacer lo mismo que en el punto anterior, pero al mismo tiempo vendiendo otra call, put o las dos, de un vencimiento más lejano. La idea es que esperamos que la volatilidad a corto plazo aumente en breve tiempo mientras la de largo plazo se mantiene estable. Se llama cubierta porque si por lo que sea las cosas no salen bien, las pérdidas de la primera jugada pueden verse aminoradas por las ganancias de la segunda, aunque también puede pasar lo contrario, de hecho con esto estamos limitando nuestro potencial de beneficios.
  • Venta de volatilidad.
    • Desnuda: vendemos call o put o las dos, ingresando las primas. Nadie nos cubre así que si el subyacente se mueve en nuestra contra podemos tener pérdidas ilimitadas. Por eso hay que estar muy atentos y cerrar o cubrir estas posiciones cuando la cosa vaya mal.
    • Cubierta: haremos lo mismo que en el punto anterior pero además compraremos una call, put o las dos de un vencimiento más lejano, para cubrirnos de los posibles movimientos en contra. Estamos apostando a que la volatilidad a corto plazo va a caer más rápidamente que la de largo plazo.
  • Aprovechar el paso del tiempo: se trata de vender una opción con un vencimiento cercano (normalmente un solo mes) y comprar la misma (mismo tipo, subyacente y strike) con vencimiento más lejano, normalmente de tres meses en adelante. Al terminar el primer mes y vencer la primera opción, repetimos la jugada con el siguiente vencimiento cercano a un mes vista. Se trata de aprovechar la curva de caída del precio de la opción con el tiempo, que como vimos era así. La prima de la opción más lejana tendrá una caída más suave y si no hay otros factores implicados, iremos ingresando las primas mensuales. Esta operación funciona bien en entornos de baja volatilidad, con altas volatilidades y movimientos del subyacente, el precio de la opción más cercana sube o se acerca o aleja mucho del strike, anulando la ganancia por el paso del tiempo. Se suele hacer con las opciones call si el subyacente está en backwards y con puts si está en contango. Tanto la ganancia como la pérdida están limitados, aunque la segunda puede ser mayor que la primera. A nuestro favor tenemos que los mercados normalmente están un 60-70% en congestión o en calma, así que las posibilidades de ganar son más altas.
  • Aprovechar los cambios en la volatilidad entre vencimientos: volatility spread. Consiste en vender una opción que vence en un periodo de alta volatilidad y comprar la misma pero con vencimiento tal que la volatilidad sea inferior. Los movimientos del subyacentes quedan cubiertos entre las dos opciones y lo que buscamos es que la diferencia de volatilidad entre los dos periodos de las opciones se reduzca. Aquí tanto la ganancia como la pérdida están limitadas.
  • Seguir una tendencia de forma moderada, sin importar tanto la volatilidad:
    • Al alza (bull):
  1. Bull call spread. Consiste en comprar por “A” euros una CALL de un strike “X” que sea ATM u OTM y vender por “B” euros la misma opción pero con un strike “Y” más alejado del dinero que la que hemos comprado. La primera nos costará más que la segunda (A>B) pero ese será todo el dinero que vamos a perder (A-B máxima pérdida), a cambio de limitar las ganancias a un máximo de (Y-X)-(A-B). Buscamos que el precio suba pero no esperamos que la subida del valor pase de “Y”.
  2. Bull put spread: Consiste en vender por “A” euros una PUT de un strike “X” que sea ATM u OTM y comprar por “B” euros la misma opción pero con un strike “Y” más alejado del dinero que la que hemos comprado. La primera prima nos dará más que lo que pagamos por la segunda (A>B) y ese será todo el dinero que vamos a ganar (A-B máxima ganancia), a cambio de limitar las pérdidas a un máximo de (Y-X)-(A-B). Buscamos que el precio se quede como está o que suba lo que quiera.
    • A la baja (bear):
  1. Bear call spread. Consiste en comprar por “A” euros una CALL de un strike “X” que sea ATM u ligeramente ITM y vender por “B” euros la misma opción pero con un strike “Y” más dentro del dinero que la que hemos comprado. La segunda prima cobrada nos dará más que la pagada por la primera (B>A) y ese será todo el dinero que vamos a ganar (B-A máxima ganancia), a cambio de limitar las pérdidas a un máximo de (X-Y)-(B-A). Buscamos que el precio se quede como está o baje lo que quiera.
  2. Bear put spread: Consiste en comprar por “A” euros una PUT de un strike “X” que sea ATM u ITM y vender por “B” euros la misma opción pero con un strike “Y” más fuera del dinero que la que hemos comprado. La primera prima nos costará más que lo que recibimos por la segunda (A>B) y ese será todo el dinero que vamos a perder (A-B máxima perdida), a cambio de limitar las pérdidas a un máximo de (X-Y)-(A-B). Buscamos que el baje, pero que no se sitúe por debajo de Y ya que a partir de ahí no ganamos ni perdemos más.

Como os podeis imaginar, existen cientos más de combinaciones jugando con distintos tipos (CALL o PUT) de opciones, strikes y vencimientos. Incluso hay estrategias con 3, 4 y más opciones combinadas, con exóticos nombres como “cóndor” o “mariposa”.

De momento os dejo esto para haceros una idea básica de lo que se pretende transmitir: que entendiendo bien estos productos se puede abrir ante nosotros un nuevo universo de posibilidades más allá de los típicos “compra una opción y reza para que suba”.

Ampliando este universo, podemos estudiar estrategias que den ingresos recurrentes, o podemos apostar por alzas o bajas moderadas sin apostar todo a una sola carta, aportar por el paso del tiempo… y así podremos encontrar más oportunidades de operaciones con alta probabilidad de acierto. No pretendo que después de estas cuatro tonterías sobre opciones os lancéis a operar como expertos sobre el tema porque eso no es posible, pero de algo os servirá.

En compensación por sus ventajas, éstas estrategias nos exigen un mayor entendimiento de los productos y sus implicaciones, y sobre todo un conocimiento más profundo de fenómenos que el inversor novato suele desconocer: el paso del tiempo y las variaciones en la volatilidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s