IV.1.3.2 Suelos y techos.

Los techos son figuras de cambio de tendencia en las que la cotización alcanza un nivel de precios dos o más veces, y luego desciende hasta llegar a una base llamada línea de ruptura. Cuando finalmente el precio rompe a la baja esa línea se produce la confirmación de la figura, normalmente con un aumento de volumen.

Según la teoría ortodoxa el nivel de la caída será al menos proporcional a la altura de las “cumbres” dibujadas entre la línea de ruptura y los máximos, aunque muchas veces supera esa magnitud.

Siguiendo a Dow, diremos que los techos formados por tendencias secundarias indicarán un cambio de tendencia primaria, los formados por terciarias un cambio de secundaria y así sucesivamente.

Doble techo de Gamesa en un gráfico semanal, con máximos en 35€, que una vez confirmado mandó a los infiernos a la cotización, de donde no ha salido todavía. Nótese el claro aumento de volumen en la ruptura.

En ocasiones una vez confirmada la figurala cotización intenta regresar (pullback) al nivel de ruptura, pero no lo sobrepasa. Este pullback no hace sino corroborar el cambio de tendencia.


Doble techo en el par de forex Euro/Dólar. En este caso no tenemos volumen porque no existe ese dato en forex, pero vemos que la ruptura tuvo bastante validez, de hecho no ha regresado a esos niveles hasta hace poco que intentó acercarse y volvió a precipitarse..

Los suelos son análogos a los techos pero a la inversa, con la cotización marcando mínimos y rompiendo finalmente la línea de ruptura al alza con fuerte volumen, confirmando un cambio a tendencia alcista.

Un doble suelo en Acerinox, como vemos no tiene fuerte volumen y regresa a la línea de ruptura. El desarrollo posterior no ha cumplido por el momento con la expectativa de beneficio al no haberse recorrido el mismo porcentaje de subida que hay desde el valle hasta la línea de ruptura.


Este tipo de formaciones, cuando se confirma un cambio de tendencia primaria y tiene suficiente aumento de volumen relativo, tienen un grado de fiabilidad del 80%. Con tendencias de menor duración la fiabilidad lógicamente baja.

A veces las rupturas se dan sin un aumento claro del volumen. En ese caso no deberíamos dar credibilidad a la figura, ya que lo más seguro es que sea una trampa o una circunstancia extraordinaria.

Como de costumbre, los novatos siempre están intentando entrar a operar en las figuras mientras se están formando, soñando con rascar más beneficios al pillar un rango más amplio de la tendencia. No saben que cuando la figura no está confirmada la probabilidad de acertar es del 20% en cambios de primarias, con lo que su avaricia es generalmente recompensada con abultadas pérdidas.

Cuando la cima o el valle se alcanza dos veces, se llama doble techo o suelo, si son tres veces se llama triple, y así sucesivamente. Da igual el número de veces que se alcance, el significado y la validez es la misma siempre que se llegue a la rotura con fuerte volumen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AT. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s