IV.2.1. Estrategias: conceptos.

Vamos a hacer una introducción breve a los conceptos más habituales que vamos a usar. No pretendo dar definiciones exactas, voy a indicar las que me parecen a mí más correctas y si alguno ve las mismas de otro modo en otro sitio, basta con situar cada una en su contexto.

Estrategia: es un conjunto de operaciones realizadas según unas reglas y que se dilata en un horizonte temporal definido. Las reglas han de estar lo más claras posibles y no estar sometidas a criterios subjetivos. El objetivo final no es ganar dinero en todas las operaciones, sino tener un balance neto positivo con el tiempo.

Es necesario estudiar las condiciones en las cuales la estrategia va a funcionar óptimamente y cuándo no, y saber introducir filtros correctores si se puede, y si no, saber cuándo detener la operativa si las cosas no salen como está previsto.

En todo momento tenemos que tener claro a qué estamos jugando y ser consistentes. Por ejemplo violaremos esta regla si estamos jugando a aprovechar diferencias (spreads) entre productos y cuando las cosas salen mal, cambiamos las reglas y cambiamos a un sistema seguidor de tendencias. Cuando esto pase, tenemos que detener la operativa por completo y volver a empezar de nuevo replanteándonos lo que queremos hacer.

Sistema: es un subconjunto de las estrategias. En los sistemas las reglas son cuantificables matemáticamente, y por tanto susceptibles de ser programadas, aunque no siempre se acabe haciendo esto último. Han de estar claros los puntos de entrada y salida, las probabilidades de acierto y error y la relación beneficio/riesgo. Es importante antes de poner en marcha un sistema el que se haya probado con un juego de datos históricos lo suficientemente amplio. Como en toda estrategia, hay que saber cuándo cojea o cuándo va a funcionar mejor, y cuantificar cuáles van a ser las pérdidas máximas que estamos dispuestos a admitir.

A veces sistema se confunde con estrategia y las terminologías son ambiguas. Todos los sistemas son estrategias, pero no todas las estrategias son sistemas, ya lo iremos viendo en detalle.

Táctica: son un conjunto de reglas que nos ayudarán a ejecutar mejor las distintas operaciones de una estrategia. Por ejemplo, si vamos a operar con un producto poco líquido, estableceremos las horas de mayor liquidez de la cotización para evitar pérdidas por la horquilla, o para evitar ser atrapados por un apretón (squeeze) que nos impida salir cuando las cosas se tuercen.

Operación: consiste en una o varias compraventas de productos financieros. Hay de varios tipos:
Simple: compraventa de un solo producto.
Doble: compraventa de dos productos para aprovechar el movimiento de la diferencia. Suele denominarse genéricamente spreads.
Triple: compraventa de tres productos para aprovechar el movimiento de una diferencia de un producto compuesto (también llamados spreads múltiples) o bien la variación de dos diferencias relativas (llamados “mariposas”).
Cuádruple: aquí la idea es aprovechar la diferencia entre dos diferencias. En futuros se puede denominar como “spread de spreads”. En opciones suelen tener nombres específicos más exóticos, como “doble calendar”, “iron condor”…
Múltiples: se opera con más de cuatro productos para aprovechar los movimientos en algún tipo de relación compleja. Suelen ser usadas en ciertos entornos profesionales de arbitrajes, como una que hay en divisas de AUD/GBP/2xCAD/10x DR/3xEC/JY/2xSE/SF.

Horizonte temporal: si nuestra estrategia está basada en la estadística, tenemos que prolongar la estrategia el suficiente tiempo como para que dicha estadística se imponga. De nada sirve probar 10 operaciones de algo con un 70% de probabilidades, porque podría ser que tuviéramos mala suerte y salir perdiendo. Sin embargo haciendo esas operaciones 1000 veces nos aseguraría acercarnos más a ese 70% de aciertos.

También hay que saber con qué frecuencia operaremos en nuestra estrategia, ya que si necesitamos 1000 operaciones de algo que pasa solo cada 6 meses, entonces tardaríamos 500 años en completar la estrategia.

Del mismo modo, si operamos 100 veces al día, hay que vigilar que el beneficio no se vea “canibalizado” por las elevadas comisiones.

Hay que entender que ninguna estrategia va a ganar en todas las operaciones. Muchas de ellas serán perdedoras. Por tanto tendremos que tener asociado a la estrategia un sistema de gestión del dinero, esto es, saber cuánto podemos aceptar perder en cada operación, y cuánto esperamos ganar aproximadamente en las operaciones ganadoras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estrategias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s