IV.3.2. Con acciones o índices

Al operar con acciones tenemos que tener en cuenta que éstas reparten habitualmente dividendos.

Si estamos comprados (largos) cobraremos esos dividendos y si estamos vendidos (cortos) los tendremos que pagar.

Normalmente cuando se produce un pago de dividendo el importe se descuenta al día siguiente de la cotización. Así, si una acción cotizaba a 12,2€ y paga un dividendo de 0,2€, al día siguiente comienza cotizando a 12€

Hay que comprobar si las aplicaciones de gráficos muestran la cotización con los dividendos descontados o no. Si lo hacen, veremos las cotizaciones pasadas a un nivel inferior que el nivel “real” al que cotizaban en su día.

También hay que tener en cuenta que las empresas pueden realizar splits (desdoblamiento de las acciones en un ratio) o contrasplits (agrupación de las acciones). Por ejemplo, una empresa que cotiza a 6€ y tiene 1 millón de acciones de capital, después de un split 1 a 2 pasan a cotizar a 3€ y tienen 2 millones de acciones. Esto aparentemente no tiene que afectar a nuestra estrategia, pero en ocasiones el desdoblamiento puede tener un efecto “psicológico” en la mente de los inversores, impulsándoles a creer que está “más barata” y por tanto alimentando nuevas subidas. Es absurdo pero muchas veces pasa.

Otras operaciones que afectan al precio de las acciones son las ampliaciones de capital. En este caso, la empresa capta dinero emitiendo nuevas acciones. Desde el punto de vista fundamental, es necesario analizar si ese capital incorporado va a servir para añadir valor a la empresa (nuevos negocios, absorciones) o simplemente va a diluir la participación de los accionistas actuales.

En líneas generales, obtendremos toda la información que necesitamos del gráfico de la empresa. De nada sirve que nos prometan que el negocio vaya a crecer, o que el dividendo se va a incrementar. Esa noticia ya la saben unos pocos privilegiados días, semanas o meses antes de que salga a la luz pública. El gráfico y el volumen nos tendría que avisar mediante señales evidentes, de las perspectivas de la empresa, sin que nosotros tengamos que conocer por el momento las condiciones que provocan ese movimiento.

Con los índices de empresas pasa algo similar. Su valor es una media ponderada de las acciones que lo componen, y por tanto su precio en los futuros refleja los dividendos ponderados que se supone que van a pagar esas empresas.

Por ejemplo, si el futuro de ibex de marzo está a 11004 puntos, y el de abril está a 10980, eso quiere decir que de marzo a abril las empresas del ibex van a repartir un equivalente a 24 puntos de índice en dividendos. Se dice por tanto que los futuros de los índices están en “backwards”.

En las estrategias con acciones sabemos el máximo que podemos perder: todo. En los índices sabemos que nunca pueden quebrar, ya que si alguna de las empresas que lo componen quiebra, o subre un duro revés, lo más normal es que sea retirada de dicho índice.

Por eso cuando se dice que invertir en bolsa es muy rentable a largo plazo, hay que tener cuidado, ya que esas cifras salen de las rentabilidades de índices. Sin embargo, si hubiésemos invertido en todas las empresas originales de un índice hace 20 años, el resultado hubiera sido sensiblemente inferior al del índice en sí, porque algunas habrían quebrado con los años, perdiendo toda esa parte de la inversión. Eso no habría pasado invirtiendo directamente en el índice, porque esas empresas “malas” habrían sido retiradas del mismo a medida que caían.

Para invertir en índices se puede hacer directamente con futuros, y más recientemente a través otros productos como los fondos indexados (ETF) y los certificados por diferencias CFDs.

Hay que tener en cuenta otro concepto falso de la especulación con acciones: el de la “diversificación”. Cuando la economía va bien casi todas las acciones suben, en mayor o menor medida. Al revés cuando hay crisis.

Por lo tanto la diversificación lograda mediante la apertura de posiciones en varias acciones de empresas es sumamente imperfecta, ya que en épocas de zozobra apenas existen los mal llamados “valores refugio”.

Lo mejor si vamos a especular con estos instrumentos es seleccionar unos pocos que creemos que se van a comportar mejor (o peor), cuyas pautas de precios se adapten lo mejor posible a la idea que tenemos de operar, y trabajar con ellos “a saco”.

Finalmente, recomiendo encarecidamente para cualquier estrategia trabajar con aquellos instrumentos con la mayor liquidez posible. Esto excluye a los “chicharros” o acciones con poco capital flotante en bolsa. Aunque a veces sean protagonistas de movimientos tendenciales espectaculares, tienen la desventaja de que las acciones pueden estar en manos de unos pocos que manipulen dichos movimientos, y además si queremos salir por patas en un momento determinado, puede que nos encontremos con el grifo cerrado y nos quedemos atrapados perdiendo mucho dinero.

También hay empresas “grandes” que conviene evitar, ya que aunque tengan mucho capital, puede ser que la práctica totalidad de las acciones estén en manos de uno o varios accionistas, dejando solo un pequeño porcentaje de acciones flotando en el mercado.

No cuesta nada renunciar a un poco de beneficio a cambio de poder abandonar el barco cuando éste se esté hundiendo. No son pocos los casos de operadores que, después de multiplicar su dinero por 10, ven su dinero evaporarse en unas pocas horas debido a un pánico.

La baja liquidez reduce grandemente las probabilidades de acierto de la T. Dow y en general, de cualquier sistema basado en el estudio de la libre oferta y demanda, ya que en estos casos dichas oferta y demanda no son “libres” y no se desarrollan con fluidez.

Y para todas las circunstancias, recordad, no operar nunca en contra de la tendencia primaria a menos que se sepa bien lo que se está haciendo y se está dispuesto a asumir las consecuencias que ello conlleva.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estrategias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s