IV.6.1. Compra de volatilidad. Introducción.

En este apartado hablaremos de algunas estrategias para comprar volatilidad con opciones, que puede ser simplemente comprándolas en diferentes combinaciones o comprando unas y vendiendo otras.

Antes de hablar de estrategias concretas, diremos que la compra de volatilidad con opciones tiene las siguientes características generales:

  • Estamos esperando que se produzca un movimiento brusco, en una dirección o en las dos a la vez (subida y bajada), o un aumento fuerte de la volatilidad del valor.
  • Este movimiento o aumento de volatilidad ha de producirse en un período determinado de tiempo. Cuanto más dilatado sea este período, más nos costará entrar en la operación porque nos saldrá más cara la compra de las opciones.
  • El coste de entrar en la operación es siempre el máximo nivel de pérdida que podremos soportar, esto es, las pérdidas son limitadas mientras que las ganancias pueden ser ilimitadas en algunos casos, y limitadas en otros casos.
  • Esto que suena bien de entrada tiene una trampa: teniendo en cuenta que en el 80% del tiempo las cotizaciones están paradas, tenemos que asumir que el 80% de las veces perderemos una cantidad pequeña de dinero y el 20% de las veces ganaremos una cantidad de dinero proporcionalmente mayor.


Con esto, la clave de estas operaciones estará en saber elegir perfectamente el momento de entrar. Ese momento será uno en el que la volatilidad sea extremadamente baja, y estemos al mismo tiempo seguros de que esa volatilidad va a aumentar en un plazo corto de tiempo.

También hay que tener en cuenta que se pueden dar situaciones paradójicas, como ganar dinero sin que la cotización se mueva mucho: simplemente si el valor sube un día un 10% y al día siguiente baja un 10%, el precio está igual, pero la volatilidad se ha ido por las nubes y nuestras opciones compradas valen el doble que hace dos días. Podemos venderlas tranquilamente ganando un 100%

Del mismo modo puede ser que la cotización se mueva bastante, pero no lo suficiente para cubrir el gasto de las primas pagadas el primer día, con lo cual nos podemos quedar igual que estábamos o con una ligera pérdida.

Finalmente puede pasar que el precio se mueva muchísimo, pero justo el día después de que nuestras opciones hayan vencido. Como a partir de ese día estaremos fuera de la jugada, nos la perderemos y anotaremos el fallo como pérdidas.

Personalmente y teniendo en cuenta que como se gana dinero es vendiendo volatilidad, procuro huir de estas estrategias, a menos que lo vea clarísimo.

Entiendo que a la gente le atraiga mucho el concepto de “arriesgar poco, ganar mucho”, pero como muchas otras cosas de la vida, la compra de volatilidad es el típico cuento de la lechera: la posibilidad de forrarse le nubla a uno en buen juicio y no caemos en la cuenta que todas esas combinaciones están muy bien pensadas por los tiburones, que nos ponen el cebo en el morro para poco a poco y a largo plazo, desplumarnos la cartera con la promesa que algo que parecía ser y que no era más que un espejismo.

A partir de aquí veremos algunas de las estrategias más comunes, dentro de la infinita variedad de ellas que hay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estrategias, Volatilidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s