I.7 – Comprueba tu nivel como operador con la escala MIP

Amigos, estamos en plena temporada de spreads y como tal me veo muy atareado recopilando información acerca de estacionales, volatilidades y demás metralla técnica.

Sin embargo hago aparición para dar señales de vida. Estoy preparando un pequeño post sobre la interpretación básica de gráficas en prorealtime que a ver cuándo puedo terminar, a la salud de sabreman, un colega freak.

Pero hoy voy a hablar rápidamente de una escala, la escala de nivel como operador de MIP.

Vamos a ponerla de más a menos. Leedla y cuando os entre un arrebato de sinceridad os intentáis situar en ella, si es que sois ya operadores de bolsa claro:

Profesional:

–          Conoce a fondo y opera con todos los productos de inversión (futuros, opciones, acciones…).

–          Opera con regularidad para ganarse la vida o para obtener un sobresueldo relevante.

–          Tiene una o varias estrategias bien definidas y estudiadas.

–          Sabe cuándo entrar y salir y por qué.

–          Sabe revisar las operaciones fallidas y detectar qué ha salido mal y si es imputable a él o si es solamente un imponderable del mercado.

–          Detecta cuándo una estrategia no está funcionando y se adapta para mejorarla o para abandonarla y pasar a otra.

–          Tiene un estricto control del dinero (money management).

Semi-profesional:

–          Conoce a fondo todos los productos de inversión (futuros, opciones, acciones…) pero no opera con los que considera más arriesgados.

–          Opera con regularidad para ganar un sobresueldo, pero puede ser o no relevante para él.

–          Tiene una o varias estrategias bien definidas y estudiadas.

–          Sabe cuándo entrar y salir y por qué.

–          Sabe revisar las operaciones fallidas y pero no siempre sabe detectar qué ha salido mal y si es imputable a él o si es solamente un imponderable del mercado.

–          Normalmente tiene dificultades para detectar cuándo una estrategia no está funcionando y por tanto no siempre se adapta para mejorarla o para abandonarla y pasar a otra.

–          Tiene un buen control del dinero (money management) aunque a veces se lo salta.

Veterano:

–          Conoce y opera normalmente solo con acciones. Sabe conceptos sobre futuros y opciones pero considera que no los entiende y no opera con ellos, o como mucho puede llegar a comprar algunas opciones muy ocasionalmente esperando algún pelotazo.

–          Opera con asiduidad solamente al contado y al alza. Espera sacar un sobresueldo, cosa que consigue en periodos alcistas prolongados, aunque luego en periodos bajistas pierde todo lo ganado. Aún así su mente le convence de que se le da bien ésto.

–          No tiene una estrategia definida. Compra cuando considera que está barato pero solo tiene unos pocos criterios muy subjetivos para llegar a una conclusión.

–          No sabe objetivamente cuándo entrar o salir y por qué.

–          No sabe revisar las operaciones fallidas y detectar qué ha salido mal.

–          No detecta cuándo una estrategia no está funcionando más que nada porque no tiene una estrategia definida.

–          Tiene un mal control del dinero (money management), se lo salta a menudo.

Novato:

–          Conoce un poco por encima los futuros y las opciones. Conoce un poco más las acciones pero no lleva mucho tiempo en el mundillo.

–          Opera con prudencia y no espera sacar gran cosa con ello, solo aprender.

–          No tiene por ahora estrategias definidas, pero es consciente de que tiene que aprender lo suficiente para tenerlas.

–          No sabe cuándo entrar y salir, pero entiende que es porque le faltan conocimientos.

–          No sabe revisar las operaciones fallidas, bastante tiene con ir aprendiendo primero.

–          No detecta cuándo una estrategia no está funcionando más que nada porque no tiene claro todavía cómo funcionan las estrategias.

–          Tiene un cierto control del dinero (money management) pero más por miedo y prudencia que por tener criterios claros.

Casual:

–          Solo conoce las acciones al contado y compradas, todo lo demás le suena al Señor de los Anillos.

–          Opera cada vez que un compañero de trabajo o cuñado le cuenta sus aventuras en bolsa. Luego se lleva un tortazo y se olvida durante un año del asunto, y vuelta a empezar.

–          No tiene más estrategia que leer la prensa salmón a ver qué cuentan.

–          Su criterio para comprar es si ve una noticia favorable a una empresa en el telediario o en intereconomía.

–          No revisa las operaciones fallidas. La culpa por supuesto, es siempre de los malditos especuladores, que no dejan “invertir” a los respetables y honrados ahorradores. No dice que si él supiera especular, desde luego que lo estaría haciendo las 24h.

–          No tiene apenas control del dinero (money management) o es muy rudimentario.

Ludópata:

–          Curiosamente suele conocer bastante todos los productos de inversión (futuros, opciones, acciones…) a nivel teórico.

–          Opera con compulsividad para perder el dinero que gana duramente (o no tan duramente) con otras actividades. Disfruta haciéndolo.

–          Tiene una o varias estrategias bien definidas pero son un desastre, no funcionan, y encima lo sabe. Para colmo, no suele cumplirlas lo cual empeora las cosas.

–          Sabe cuándo entrar pero no por qué. No sabe cuándo salir salvo obligado porque no le queda ya dinero.

–          No sabe revisar las operaciones fallidas. La culpa es siempre del mercado, los especuladores, el tiempo, los astros…

–          De forma también irónica, sí sabe por lo general detectar cuándo una estrategia no está funcionando, pero su mente lo ignora deliberadamente y persiste en el error, porque en el fondo no le gusta ganar o perder, sino solo la adrenalina liberada en el proceso de operar.

–          No tiene control del dinero (money management), ya que lo pierde todo.

He decidido poner al novato por encima del inversor casual, porque creo que es mejor no saber nada pero ser consciente de ello, que saber algo más o tener algo más de experiencia y creer que por ello vas a ser mejor, cuando normalmente no lo eres porque lo que sabes no te sirve realmente de nada.

Incluso si me apuráis casi prefiero a un novato a un veterano: el veterano ya tiene la mente envenenada con cientos de prejuicios, medias verdades, tópicos y frases hechas que hacen de él un operador ruinoso y prácticamente insalvable.

Mientras que el novato es también ruinoso, pero está a tiempo de redimirse.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estrategias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s